El padre Francisco Herrera, párroco de Santos Apóstoles, agradeció la presencia del Nuncio Apostólico en su templo: “Es una alegría enorme, porque nos hace presente la cercanía del Papa Francisco, quien hace el servicio de confirmarnos en la fe. El hecho de que celebráramos en la modalidad en la cual lo hacemos en pandemia, también es edificante, de alguna forma confirma nuestro modo pastoral de acompañar en tiempos de covid. Con esta eucaristía, confirmamos que hemos sido hechos objetos de la misericordia divina que envía sobre nosotros el Espíritu Santo para nuestra divinización”,

Artículo completo en: www.iglesiadesantiago.cl