¿Cuál es el objeto de nuestra esperanza?