Los frutos del Espíritu Santo (Gal. 5, 22-23)

Preguntémonos con este fruto, ¿que situaciones de mi vida tienen hoy más necesidad de ser dominadas, porque están conduciéndome a un accidente?